Hojas del árbol del té

Composición química

La composición química del té incluye aminoácidos, hidratos de carbono, iones minerales, cafeína y polifenoles.

El aroma del té negro es sumamente complejo, al incluir más de 550 sustancias químicas, incluyendo hidratos de carbono, alcoholes y ácidos.

El sabor se debe principalmente a los polifenoles, modificados por la cafeína, siendo esta uno de los componentes más importantes del té. Pero más importante aún, los polifenoles tienen capacidad antioxidante, con potenciales beneficios para la salud. Podrían reducir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares y cáncer.

La cafeína es uno de los componentes más importantes del té y actúa como estimulante suave que aumenta la actividad gástrica. Todos los tipos de té contienen cafeína, en mayor o menor grado. Los tés blancos y y los tés verde son los que menos tiene, y el té negro el que más, con algunas excepciones. Dependiendo, claro está, de la calidad de los mismos. Las yemas y primeras hojas, son las que contienen menos cafeina y más capacidad antioxidante.

Los polifenoles del té ralentizan el ritmo de absorción de la cafeína, por lo que los efectos se notan mas lentamente que con el café, pero más duraderos, por lo que el té es mucho más revitalizante.